• text
  • pictures
  • Jorge Méndez Blake
Madrid, Spain
Toda letra es la última letra
16 Dec 2020 - 13 Mar 2021
Toda Letra Es La Última Letra (vista de la instalación)

2020-2021. Travesía Cuatro Madrid.

Toda Letra Es La Última Letra (vista de la instalación)

2020-2021. Travesía Cuatro Madrid.

Toda Letra Es La Última Letra (vista de la instalación)

2020-2021. Travesía Cuatro Madrid.

Toda Letra Es La Última Letra (vista de la instalación)

2020-2021. Travesía Cuatro Madrid.

Toda Letra Es La Última Letra (vista de la instalación)

2020-2021. Travesía Cuatro Madrid.

Toda Letra Es La Última Letra (vista de la instalación)

2020-2021. Travesía Cuatro Madrid.

Toda Letra Es La Última Letra (vista de la instalación)

2020-2021. Travesía Cuatro Madrid.

Toda Letra Es La Última Letra (vista de la instalación)

2020-2021. Travesía Cuatro Madrid.

Toda Letra Es La Última Letra (vista de la instalación)

2020-2021. Travesía Cuatro Madrid.

Toda Letra Es La Última Letra (vista de la instalación)

2020-2021. Travesía Cuatro Madrid.

Toda Letra Es La Última Letra (vista de la instalación)

2020-2021. Travesía Cuatro Madrid.

Toda Letra Es La Última Letra (vista de la instalación)

2020-2021. Travesía Cuatro Madrid.

       Podemos imaginar al último escritor, con el que desaparecería sin que nadie lo supiera el pequeño misterio de la escritura.[…] ¿Cuál sería el resultado de esto? Aparentemente un gran silencio.

Maurice Blanchot, El libro por venir

 

Con el enunciado Toda letra es la última letra, Jorge Méndez Blake compone el escenario de su nueva exposición en la galería Travesía Cuatro de Madrid.

La frase encierra el instante creativo del lenguaje, un lugar donde algo comienza y algo termina. Un punto de inflexión donde se expone la fragilidad de la cultura como instrumento de comunicación, al situarnos en un momento histórico cercano a la catástrofe. Con su disección cada letra adquiere autonomía ocupando distintos formatos. Parece existir la voluntad de homenajear al signo, en una especie de acto melancólico hacia la creación del alfabeto hace más de 5.000 años con el que la civilización se ha formado.

Somos signos, somos lenguaje.

 

A las puertas del post-lenguaje, donde se gesta la muerte del abecedario, del escritor, de la literatura, Toda letra es la última letra, se alza ante la amenaza de una distopía posible y a la vez como grito de auxilio y aviso para no perder nuestro mundo, para guardar los signos que nos conforman, un grito poético en grandes titulares para que guardemos lo que nos queda de humanos en la palabra.

En la segunda sala de la galería, en un anhelo por no desprenderse de la palabra, el artista realiza – a través de neones inspirados en poesía concreta – una meditación acerca del poeta y sus estereotipos, éstas “situaciones poéticas” pueden leerse también como momentos y lugares inspirados en afiches clásicos de la poesía romántica: montañas, ruinas, estanques, pirámides en donde el poeta se descubre entre la comedia y la tragedia del proceso creativo.

 

El trabajo de Jorge Méndez Blake (1974, Guadalajara, México) explora las posibles conexiones entre la literatura, el arte y la arquitectura, fusionando distintos elementos históricos y geográficos e invitando a nuevas lecturas sobre el papel del lenguaje y la historia en nuestra cultura.

De formación arquitecto, Méndez Blake ha desarrollado su lenguaje conceptual para formar la metáfora de la narrativa literaria en un enfoque espacial que emplea el análisis y la síntesis como herramientas para transformar lo poético en composiciones visuales. Convencido de que “la escritura es en sí misma un tipo de construcción y la lectura es una forma de creación”, Méndez Blake traduce los textos literarios a imágenes, esculturas e instalaciones, y transforma la literatura en una arquitectura que articula situaciones, lugares y objetos para realizar el acto de leer.

Su obra ha sido expuesta individualmente en diversos museos y espacios públicos como Blueproject Foundation, Barcelona, España; Kunsthalle Mulhouse, Francia; en Marfa Contemporary, en el Museum of Contemporary Art Denver y el Museum of Latinamerican Art, Los Angeles en EEUU; en el Museo D’Arte Contemporanea Villa Croce, Geneva, Italia; en el Museo Universitario Arte Contemporáneo, el Museo Tamayo, la Sala de Arte Público Siqueiros y el Museo de Arte Moderno en la ciudad de México.

Colectivamente su obra ha estado expuesta en el Museé d’Art Moderne, la Maison Rouge y el Museo Mac/Val en Paris, y en el Frac Franché-Comte en Besançon, Francia; el Bass Museum en Miami, el Aspen Art Museum, el Artspace en New Haven, el Hessel Museum of Art en Nueva York, y en el Museum of Contemporary Art Santa Barbara; la Fundación PROA en Buenos Aires, Argentina; en Blueproject Foundation en Barcelona, la Fundación Marcelino Botin en Santander, la Casa Encendida en Madrid, España; en el MAAT, en Lisboa, Portugal; la Queensland Art Gallery, Australia; el Stedelijk Museum Schiedam y la Frankendael Foundation en Amsterdam, Holanda; la Zacheta National Gallery of Art, Warsow, Polonia; el BOZAR en Bruselas, Bélgica. En el Museo de Arte Carrillo Gil, en el Museo Nacional de Arte, en el Museo del Palacio de Bellas Artes y en la Fundación JUMEX, en la ciudad de México; en MARCO, Monterrey; el Instituto Cultural Cabañas, el Museo de Arte de Zapopan en Guadalajara y el Museo Amparo en Puebla, entre otros.

Ha formado parte de la XIII Bienal de la Habana (2019); Rashid Karami International Fair, Tripoli, Lebanon (2018); la Trienal de la National Gallery of Victoria, Australia (2017); en la 13a Bienal de Estambul (2013); en SABER DESCONOCER, 43 Salón (Inter) Nacional de Artistas, Museo de Antioquia en Medellín, Colombia (2013) y obtuvo la beca del programa Cisneros Fontanals Art Foundation, Miami, EEUU (2012). Actualmente es miembro del Sistema Nacional de Creadores de México.

Su obra forma parte de las siguientes colecciones internacionales: National Gallery of Victoria, Melbourne, Australia; Fundación Botín, Santander, Spain; Sayago & Pardon Collection, EEUU; Pérez Collection, Miami; Museo Amparo, Mexico; Deutsche Bank Collection; Queensland Art Gallery, Australia; Colección Philara, Dusseldorf, Alemania; Fundación/Colección Jumex, Mexico; Colección del pueblo de Jalisco; Museo Universitario de Arte Contemporáneo MUAC, Mexico.

Jorge Méndez Blake vive y trabaja en Guadalajara, México.