• text
  • pictures
  • Trifles and Truffles
CDMX, México
por la cooperación minera P.E.N.A
03 Nov 2021 - 15 Jan 2022
Trifles and Truffles

por la cooperación minera P.E.N.A
Travesía Cuatro CDMX, 2021.

Trifles and Truffles

por la cooperación minera P.E.N.A
Travesía Cuatro CDMX, 2021.

Trifles and Truffles

por la cooperación minera P.E.N.A
Travesía Cuatro CDMX, 2021.

Trifles and Truffles

por la cooperación minera P.E.N.A
Travesía Cuatro CDMX, 2021.

En la ladera oriental de la Serra do Bussaco, cerca de la aldea de Sobral, se puede distinguir sobre la puerta de un antiguo búnker la siguiente frase solemne: “Realizarse es morir”. El búnker, que ya hace tiempo pasó las guerras de liberación del fascismo, está ocupado, al parecer, por una cooperativa minera de unidades de trabajadores barbudos. P.E.N.A. es su acrónimo. Significa algo así como “Cavar, extraer y reflexionar simultáneamente y ahora mismo”.

Estamos en pleno mes de julio y llueven gatos, ratas, ranas y perros. En la puerta nos recibe un/a “guía” que se autocalifica como cuerpo con vagina (CcV), en consonancia con la última tendencia propugnada por The Lancet, la famosa revista médica. Naturalmente, nos abstenemos de cualquier comentario, por mucho que en espíritu nos preguntemos por la relación que puede tener un cuerpo con vagina con la producción minera de P.E.N.A y esas malditas barbas. ¿Será que este afán de definición exacta de su cuerpo es una defensa obligada contra la erosión enciclopédica que practican las unidades mineras con barba? Permanecemos en silencio sobre estos asuntos.

En el silencio, al cruzar el umbral de lo que parecía ser un larario, nos dimos cuenta de que CcV empezaba a resplandecer de forma asombrosa. Su voz cambió mientras se ponía un sombrero de varios cuernos: una extraña mezcla entre el jolgorio mesopotámico y una grave falta de oxígeno. Era el famoso “melammu”, la única premisa para el verdadero entendimiento.

A medida que nos adentramos en las profundidades con cuidado de no distraernos con los crujidos ocasionales de los bichos caídos bajo nuestras botas, este/a guía nos instruye y divierte con sus muy propias apreciaciones sobre las representaciones dibujadas en las paredes. Empiezo a captar en mi entendimiento, más allá de mi visión cegada, el hecho de que estos dibujos están efectivamente entretejidos formando una especie de tesauro. Este canto de sirena apunta a mis lentes conceptuales con procedimientos tejidos al margen de reglas.

Una parte de mí se aparta con disgusto. Esto huele a reformulación libertina del mito de la caverna. Como acto reflejo agarro mi Platón, mi Jove, mi Pedro y mi Pablo bajo los pantalones y pienso para mí… “Ay, Julio, Julio… qué mundo tan maravilloso”.

En el corazón de la oscuridad hay una biblioteca, llena de libros y revistas, recamadores y pelucas plateadas. Poco a poco nuestro/a guía se desvanece. La visita se desarrolla ahora mediante “electricidad” y “luces incandescentes” de todos los colores e intensidades. Los comentarios son inútiles. Los dibujos se cuentan por miles, organizados por hashtags, peinados y temas de barbas. Cada dibujo sugiere una alternativa a otro en un multiverso de diferentes políticas posibles. Tantos otros mundos a nuestro alcance, nos dicen. La “melammu” nos lanza al vacío. Ahora estamos en el reino de la adivinación.

En el centro de la gruta, una docena de cuerpos barbudos semidesnudos bailan en círculo, mano a hombro, cantando como jenízaros borrachos. Un praxinoscopio lamentable. “¡Esto es P.E.N.A.! A la mierda la etimología, a la mierda la gramática, a la mierda el capital”.

No a las reglas. Maldito respeto.

¡Isis está aquí!

 

*

Gonçalo Pena (Lisboa, 1967) vive y trabaja entre Lisboa y Bergen, Noruega. Es doctor en Ciencias de la Comunicación y ha realizado numerosas investigaciones sobre teoría del diseño y meta-diseño. Después de una destacada carrera en la ilustración editorial para los principales periódicos y revistas portugueses durante la década de 1990, Pena comenzó a mostrar su trabajo con mayor regularidad como artista visual a partir de mediados de la década de 2000.

Entre sus últimas exposiciones individuales destacan Barber Shop, Museu de Arte Contemporânea de Serralves, 2021; Metafisica, comisariada por João Maria Gusmão & Natxo Checa, Zé dos Bois, Lisboa, 2020; Fábrica Falida, F2 Galería, Marid, 2019; A Pele do Fantasma & A Sueca, Rialto6, Colecção Maria João e Armando Cabral, Lisboa, 2019; Unfinished Mandarin, Kunstverein München, Múnich, 2016.

Desde el 2014, la editorial Mousse ha publicado su obra gráfica en volúmenes monográficos editados por João Maria Gusmão y Pedro Paiva.