• text
  • pictures

Charlie Billingham

Londres, Reino Unido. 1984

El pintor inglés Charlie Billingham, graduado por la Royal Academy of Arts de Londres, se inspira en ilustraciones de los siglos XVIII y XIX, recreando sus contenidos satíricos y a menudo políticos como obras luminosas sobre lienzos que funcionan como lo que él llama ‘un símbolo de un cierto tipo de gusto’. Un arco iris de pelucas empolvadas, sombreros emplumados, pantalones caídos y nalgas rellenas danzan por sus cuadros; la repetición de estos motivos los sitúa en un contexto histórico desplazado, y los convierte en mera decoración, como un papel vistoso. Billingham también experimenta con obras escultóricas, pintando biombos y muebles antiguos y montando exposiciones multidisciplinares que incluyen estas piezas junto a óleos. Recientemente ha colaborado con una empresa de prensado hidráulico para aplanar saxofones, que luego cubre libremente con gruesas capas de pintura, canalizando así el espíritu del jazz improvisado.

La obra de Charlie Billingham se ha expuesto en galerías y museos internacionales como Independent Régence (Bruselas), New End Art Foundation (Londres), Royal Academy (Londres), A Palazzo (Brescia, Italia), Supportico López (Berlin) o OHWOW (Los Angeles).