Guadalajara, Mexico
Guadalajara, Mexico
X, Y, Z
  • Mateo López
03 Feb 2018 - 23 Apr 2018

Travesía Cuatro se complace en presentar XYZ, la primera exposición individual del artista colombiano Mateo López con la galería en Guadalajara.

Con XYZ, Mateo López construye un espacio de ida y vuelta; lo bidimensional y la tridimensionalidad se convierten en campos transitables y maleables que llevan a consecuencias constructivas. Esta exposición se origina a partir de la publicación de un libro con el mismo título, el artista desdobla las páginas del libro en forma de objetos y espacios arquitectónicos, respetando la portabilidad y la austeridad del objeto inicial que los contiene.

Dichos objetos mantienen una cierta ambigüedad, pues todavía parecen estar trazados como si fueran prototipos arrancados de las páginas de bocetos antes de tiempo. Simultáneamente se localizan en el campo de lo escultórico pero cancelando la distancia contemplativa por medio de una explícita invitación al uso. Tampoco se ubican completamente en el plano de lo utilitario; presentan cualidades resbaladizas y porosas, su uso no se manifiesta como disponible a la mano. Son objetos nuevos pero que ya han sido habitados por una memoria y incluso han tenido su propia trayectoria de vida, en las páginas de un libro, en otras exposiciones o en vidas pasadas como otros objetos.

Con su práctica artística Mateo López crea una especie de híbrido interdisciplinario que mezcla el arte, el diseño y la arquitectura. Esto nos remite de cierta forma a las diferentes escuelas vanguardistas de arte que a inicios del siglo XX buscaban utópicamente formas artísticas que fueran habitables, utilizables y fácilmente reproducibles a través de procesos industriales; el diseño y la arquitectura eran disciplinas con fines democratizadores, contrarias a nociones de lujo y exclusividad. Mateo López recupera de estas corrientes la búsqueda de austeridad y el cuerpo como punto de partida para la creación de objetos y espacios, el mundo antes de ser mundo es una extensión del cuerpo.

Con esta exposición y su proyecto artístico en general, Mateo López postula una ética de los materiales, que de cierta manera nunca llegan a un estado final o definitivo como objetos estáticos, pues éstos siempre pueden ser reensamblados, desdoblados o reciclados. El artista busca un punto de equilibrio entre los procesos manuales, artesanales e industriales para eliminar la noción de desperdicio, y esto se consigue desde una comprensión de las capacidades constructivas del dibujo.

Esta exposición produce una serie de expansiones arquitectónicas que interactúan directamente con el espacio que las contiene, uno de los primeros proyectos residenciales del arquitecto mexicano Luis Barragán. Esto acentúa la intención habitable de todo el proyecto. XYZ y el lenguaje arquitectónico de Barragán convergen en un mismo plano espacial, recuperando el carácter doméstico original del sitio donde se localiza la galería.

Madrid, Spain
Madrid, Spain
Knife in the Water
  • Alexandre Estrela
25 Jan 2018 - 21 Mar 2018

Al igual que un ensayo, ‘Knife in the Water’, la primera exposición de Alexandre Estrela en Travesía Cuatro, sintetiza lo intangible a través del uso de la ausencia de una forma “elocuente”. Las piezas sugieren lo invisible, lo intangible o lo elusivo a través de la materia concreta / ausente. Algo se crea por aparente taciturnidad. En la exposición no hay nada obvio, como en la obra de Estrela, la delgada línea entre presencia y ausencia es interrumpida continuamente a través de imágenes, materia y la comprensión corpórea o incomprensión de ambas, declarando la mirada como parte fundamental de su trabajo, la superficie proyectada; una herramienta para alcanzar dicha paradoja contemplativa, y la imagen; algo de lo que corresponde desconfiar.

Ahora bien, ¿Qué es lo que estoy viendo?

La exposición está compuesta por tres piezas. La pieza central es Faca na Água [Cuchillo en el agua] (2017), una video escultura en la que un cable metálico produce una sombra sobre la proyección. Esto genera una ilusión óptica en la que un panel invisible parece intersectar con el flujo visual de un objeto ambiguo. La simbiosis entre la imagen óptica y el cable físico ejemplifica la incongruencia entre la materia tangible e intangible, como también puede ocurrir en las instalaciones de Fred Sandback. La imagen proyectada y el hilo físico, forman una dimensión elusiva que hipnotiza al espectador, que distingue, donde no hay nada, una silueta similar a un cristal que divide el espacio en dos, generando algo comparable al fenómeno de refracción. El nombre de la pieza y la exposición se toma prestado del título de una de las primeras películas de Roman Polanski. En la película no hay escena alguna que muestre un cuchillo cortando el agua, pero al igual que en la obra, está presente.

La segunda pieza: Vidro Duplo [Doble Vidrio] (2018), es una proyección de video sobre una pantalla de vidrio con un pequeño altavoz de contacto pegado a su superficie, un transductor utiliza la materia como traductor de energía y como amplificador de sonido. La pieza puede ser apreciada como un aparato de video que estudia las propiedades sonoras del vidrio. El video está compuesto por dos imágenes individuales de la misma ventana de vidrio que exponen un circuito eléctrico abandonado. Un tenue ruido seco obliga a la imagen a expandirse como si se viera a través de un ‘ojo de pez’. En ese momento, la pantalla se convierte en una lente, que se acerca a la imagen, mientras el sonido viaja a través del cristal, incorporando sus propiedades, expandiendo su estado físico hasta un punto casi perjudicial. De nuevo, Estrela usa la aliteración cuando proyecta un video de una ventana de vidrio sobre una pantalla de vidrio; ambos parecen establecer un diálogo en el que lo óptico y lo físico se cruzan. Al igual que en el título, Vidro Duplo, la pieza cuestiona el vidrio y su representación, tanto la imagen como la materia y lo ilusorio sobre lo ilusorio.

La tercera y última pieza: Impossible Object [Objeto Imposible] (2018), es la impresión fotográfica de una mano. Esta parece sugerir algo similar a la derivación latina de ‘raro’, que es ‘rarus’, que significa ‘lleno de espacios vacíos’. Por lo tanto, la imagen de lo raro se advierte a través de la representación de un dedo omitido. Esta extremidad fantasma, se percibe aún ausente, formando un paralelo con la imposible figura geométrica tatuada en la palma de la mano de cuatro dedos.

La exposición desvela lo que Susan Sontag define como, “una hipertrofia de apetito cultural”. El uso ecléctico de Estrela (repleto de notas a pie pagina) de alusiones diversificadas a referencias históricas y culturales, algunas populares y otras ocultas, revela la potencialidad ultra-transversal de una obra casi antropológica y altamente sensorial que pone a prueba los malentendidos fisiológicos del mirar.

No obstante, muy a menudo Estrela explora la contrapartida de este efecto. Examina lo que sucede con la imagen cuando el proyector se apaga, o lo que sucede con las piezas después de que cierre el espacio expositivo. El dispositivo permanece inmóvil, conscientemente expuesto pero apagado, como segmento fundamental de su obra. El trabajo permanece ahí, como una extremidad fantasma, presente a través de la ausencia. Como menciona Estrela, la imagen casi concreta sigue viva, forzada a ser autónoma, aunque los medios técnicos para llegar a una entidad tan fantasmagórica aún están por llegar.